Algo muy común es encontrar en nuestra casa arañas y algo que generalmente hacemos es bailarles el jarabe tapatío encima o rociarles un litro de fumigante casero antes de que puedan “atacarnos”. En el caso de encontrar una telaraña, inmediatamente buscamos algo para destruirla y comenzamos la búsqueda del monstruo que la habita. Lo hacemos por desconocimiento y por un miedo infundado, creado gracias a la mercadotecnia. La realidad es que la arañas, como todo ser vivo, juegan un rol importante dentro del ecosistema y merecen vivir su vida, tanto como cualquiera. Sus telarañas son signo de un jardín sano y natural, o de cuartos con abundantes insectos, como polillas, moscas, pulgas, pulgones e incluso otras arañas pequeñas.

Antes de aniquilar al planeta con insecticida, recordemos que no todas las arañas son venenosas y muchas de ellas además pueden ser las mejores inquilinas de tu casa, ayudándote a mantener plagas a raya.

Aquí te mostramos unas pocas que son comunes y que no son un peligro para el humano, al revés, se alimentan de mosquitos, entre ellos, los que son transmisores del dengue.

Argiope o araña tigre, hembra y macho

Estas dos arañas son muy comunes en los jardines, son de gran tamaño (llegan a medir 3 cms) y hacen telarañas también muy grandes. Estas telarañas les permiten cazar mosquitos e insectos en pleno vuelo.
Son inofensivas, aunque no es recomendable manejarlas con la mano ya que pueden morder, pero el veneno no es tóxico. Lo mejor es dejarlas tranquilas y haciendo su rol en el ecosistema de nuestro jardín.

araña argiope o tigre

Opilones o arañas patonas

Estos arácnidos no son “arañas” aunque tienen ocho patas son diferentes de las arañas; por ejemplo, ellos comen pedazos de comida y las arañas solo jugos.

Hay una leyenda urbana que dice que son el animal más venenoso del mundo.
Esto es FALSO, tienen colmillos muy débiles y no pueden morder a los humanos, además ni siquiera producen veneno.

araña opilon o patona

Convivir con ellas no significa un riesgo para ti, tu familia ni tus compañeros felinos y caninos. En cambio, sí puede ayudarte a controlar la cantidad de insectos y mosquitos sin necesidad de utilizar químicos que pueden dañar a nuestro planeta.

Muchas personas asocian a estos arácnidos con lugares desaseados o empolvados, lo cual es natural, pues en esos lugares es donde más comida ellas encuentran, sin embargo, si localizas una en tu habitación, no significa que tu casa esté sucia o descuidada. No permitas que esta idea te lleve a matarlas o envenenarlas.
En todo caso, puedes moverlas de lugar, con un recipiente de vidrio y dejarlas en un área donde puedan vivir tranquilas, sin ser agredidas.
Recuerda: toda vida merece respeto.

Dalia Mariana Flores Monroy
Con permiso para publicar en www.adopta.mx