Es cuestión de idiomas…

Existe un viejo acertijo, naturaleza o aprendizaje…
En nuestra etapa de bebés nos comunicamos por medio de sonidos y gestos, nuestro lenguaje verbal aún no está desarrollado, vamos aprendiendo de nuestro entorno, nuestros padres le ponen palabras a los objetos y a nuestras acciones, ellos nos enseñan sobre el afecto y relaciones hacia el mundo exterior. Con el tiempo, todo esto empieza a resultarnos familiar y empezamos a usarlo para adaptarnos.

¿Qué pasa si no eres criado por humanos?, ¿eres completamente humano?

En el caso de los perros, sus madres son las encargadas de enseñarles a ser perro. Muchas veces de cachorritos son vendidos o separados de sus madres antes de que ellas hayan tenido la oportunidad de enseñarles a comportarse como perros.

¿Qué es lo que pasa con algunos de estos cachorros? Pues suelen tener problemas con la adaptación. No es una regla, pero en mi experiencia al tratar este tipo de perros, al parecer no saben ser perro y, ¿quién puede ayudarlos?, ¿un humano o un perro?

Quisiera poner como ejemplo a los “niños salvajes”, conocidos también como “niños ferales”. Estos niños han crecido con un mínimo o nada de contacto humano, algunos dicen que fueron criados por animales o de alguna forma aprendieron a sobrevivir por ellos mismos en un entorno no favorable para la mayoría de los humanos.

Al tratar de adaptarse, imitan el lenguaje de dichos animales. Un caso reciente sucedió en Ucrania: Oxana Malaya, una niña de 8 años, al ser rescatada se comportaba como perro, tomaba agua de los charcos, ladraba, jugaba con perros y comía comida cruda o basura. Los expertos decían que ella era más como un animalito que un humano, ya que no se reconocía en el espejo, no estaba conciente de su propia imagen, característica común en los animales.
¿No les ha tocado ver a su gato o perro pasar por un espejo? ¡No se reconocen, ladran o se lanzan a esa imagen!

Oxana no tuvo opción, y encontró en los perros un refugio, la acogieron y aceptaron, ya que son seres sociables. Con el tiempo logró rehabilitarse, no al 100%. Ella relata que cuando vivía con los perros, los imitaba y ¡esa era su forma de comunicarse!
La capacidad de nosotros los humanos para sobrevivir, adaptarnos y aprender es realmente sorprendente, no quiero decir que nosotros podamos convertirnos en perro, pero sí podemos aprender su idioma.

Recuerdo que en mi infancia solía imitar a diferentes animales, caballo, águila, elefante y el más frecuente era un perro, (irónico) ahora me dedico a ayudar a las personas a que puedan comunicarse con el suyo.

Se nos ha enseñado a controlar nuestros instintos animales, algo que tenemos guardado y que de alguna forma la sociedad nos inhibe.

Durante todo este tiempo los perros han evolucionado junto a nosotros, ellos nos han estado observando, interpretando y asociando nuestro lenguaje no verbal y verbal, simplemente se han adaptado a vivir con nosotros, los humanos.

Pero esto no significa que nos entiendan lo que les decimos, ya que la mayoría de las veces cuando tú dices algo utilizando tu voz, podría ser incongruente con lo que dices con tu cuerpo. Él lo asocia con una acción, lo entiende diferente a como tú se lo quieres decir. (También porque en su idioma significa algo diferente).

Mientras nosotros complicamos mucho las cosas actuando de una manera “civilizada”, inventamos cosas para adiestrarlos, supuesta tecnología de punta, el head halter, cadenas de castigo, collares de picos, collares electrónicos.

Simplemente estos inventos son de las formas más agresivas de controlar mediante MIEDO, yo diría que si quisiéramos aprender el lenguaje canino, estos inventos no existirían en el mercado. Hay cosas tan complejas que por un medio escrito no sería capaz de describir, tendrían que verlo para creerlo. Una cosa que sí puedo afirmar es que los perros sienten y piensan, ¡solo que no como humanos!

Cuando los perros actúan de manera incontrolable y aparentemente no nos escuchan (en algunos casos pudiendo ser sordera real), optamos por pegarles o también adjudicar más sentimientos humanos a sus acciones, ejemplo: “lo hace por desafiarme” o “ya no me quiere porque lo dejé solo.”

Hay personas que cambian toda su vida para que ellos se sientan cómodos y no necesariamente es lo mejor, ya que según sus instintos y estructura de manada podría ser que para él, tú seas de su propiedad (tú seas su subordinado). Suena feo para un humano, pero para ellos es así de simple, tú vas por las croquetas, él te saca a pasear y aparte lo dejas entrar a casa cuando él te lo pide.

Ellos ya saben hacer la mayoría de las cosas que queremos: ¡solamente hay que decírselas en su idioma y ya!
Es cuestión de idiomas…

Por Marco Ojeda
Rehabilitador Especialista en comportamiento canino
www.psicologiacanina.com
Revista bcm Monterrey N.L
Para la revista BCM 2009 (#35 ) pagina 82

Recuerda mencionar que lo viste publicado en
adoptagdl.com Gracias