Homeopatía para animales

¿Qué es la homeopatía?

La homeopatía es una ciencia y arte de curar, basada en el principio hipocrático de la similitud (similia similibus curentur: lo similar es curado por lo similar); de esta manera el médico homeópata prescribe medicamentos que en su experimentación provocaron síntomas similares a los que presenta actualmente el paciente. Gracias a esa similitud, el medicamento homeopático estimula el mecanismo natural de curación que todos los seres vivos poseen.

¿Cómo nació la Homeopatía para animales?

La Homeopatía para animales nació con el mismo doctor Hahnemann cuando éste aplicó por primera vez en su caballo, que padecía una afección ocular crónica, un medicamento homeopático con éxito.
 
En la homeopatía para animales y la medicina homeopática humana se aplican la misma doctrina y leyes, el mismo enfoque global en cuanto al paciente y su enfermedad y la misma individualización en cuanto al remedio, aunque siempre la indicación terapéutica de los medicamentos homeopáticos ha sido observada en el curso de ensayos efectuados en personas sanas (patogénesis), primero sobre el propio Samuel Hahnemann, fundador de esta medicina, y su entorno y después en numerosos homeópatas.
 
La mejor manera de demostrar que la homeopatía para animales es eficaz y que no actúa sólo por sugestión es el resultado que se ha obtenido en el tratamiento de mascotas. Ellos no necesitan tener “fe” o “creer” en la homeopatía. Muchos de nuestros pequeños amigos han podido aliviarse y superar enfermedades que la alopatía (medicina tradicional) no había podido mejorar y que fue posible gracias a que sus amos les dieron la posibilidad.

 

¿Los medicamentos homeopáticos pueden presentar algún grado de toxicidad?

No, los medicamentos homeopáticos tienen la gran ventaja de mejorar o curar sin provocar síntomas de toxicidad medicamentosa.
 
El medicamento homeopático tiende a regular, a equilibrar según el principio de los semejantes que indica que: la sustancia que en el organismo sano es capaz de producir un cuadro determinado de reacciones o síntomas, es capaz de curar a un enfermo que presenta un conjunto de síntomas similares al anterior. Existe una gran cantidad de observaciones en la medicina tradicional que hablan del efecto paradojal de las drogas: vale decir lo que provocan a una dosis se revierte a la dosis contraria. Ejemplo de esto es la diarrea con poco dolor que produce la ingesta de 10 o 20 g. de sulfato de sodio y que 10 o 20 centígramos de la misma es capaz de curar en una diarrea semejante.
 
La homeopatía para animales permite tratar y curar al animal, sin dejar secuelas o efectos adversos, es decir que el tratamiento está desprovisto de cualquier efecto toxico, y esto no sólo por lo que concierne los animales, sino también los consumidores de carne, de leche y huevos, etc., sin olvidar la salud del medio ambiental.
Se puede prescribir medicamentos homeopáticos para la mayoría de las especies animales (domésticos, de crianza o de compañía), cualquier sea su edad y para tratar innumerables patologías.
 

Obtención de los síntomas en la homeopatía para animales

El uso de homeopatía para la curación de animales, sigue las mismas reglas de la medicina homeopática humana, vale decir, el médico veterinario homeópata, debe ser capaz de obtener los síntomas individuales del animal enfermo y sobre la base de ellos determinar cual es el medicamento homeopático más similar.
 
La obtención de los síntomas característicos de un enfermo es tal vez uno de los puntos más críticos de la homeopatía para animales, ya que de nada sirve conocer a la perfección la Materia Médica y dominar las técnicas de repertorización, si los síntomas en que se basa la elección del medicamento no son los exactos e importantes.
 

¿Las alteraciones de comportamiento se pueden mejorar con homeopatía para animales?

Si, hay muchos síntomas (agresividad excesiva, celos desmedidos, temores paralizantes, etc.) que se revierten luego de la prescripción acertada de un medicamento homeopático.
En lo referente a los problemas de comportamiento, que padecen algunos animales (ansiedad por separación, destructividad, agresividad, etc.) se pueden controlar y equilibrar con un medicamento homeopático correctamente prescrito, sin necesidad de recurrir a psicofármacos que a largo plazo dejan de hacer efecto.
 
La homeopatía para animales es muy interesante en las patologías cutáneas, sean o no de origen alérgica o parasitaria, las digestivas, los ciclos de reproducción y las ligadas al envejecimiento (reumatismos, trastornos metabólicos) o en caso de trastornos que involucran el sistema nervioso. También, es muy eficaz en caso de trastornos del comportamiento en las cuales el animal siente un miedo, una agresividad o una excitación sexual anormales o en el cuadro de la crianza industrial, por ejemplo, como el de los pollos, en los cuales es frecuente que los animales padecen de estrés y se vuelvan agresivos.
 

Sin embargo, al igual que cuando se trata de los seres humanos, la medicina homeopática tiene sus límites: por ejemplo, no puede actuar en caso de fracturas, de presencia de cuerpos extraños, etc.
El tratamiento homeopático posee la propiedad de “reequilibrar el terreno biológico”. En numerosos países, ha sido comprobado tanto en animales de compañía como en crianzas industriales o de menor importancia. También la homeopatía para animales ofrece reales soluciones preventivas para mejorar la calidad de dicha crianza o la producción (por ejemplo, de la leche…), al vez que actúa respectando la homeostasis ecológica, más y más imprescindible en nuestros tiempos.
 

 

Autor: Dr. Patrick’s O’Nolan
Médico Homeopata