¿Esterilizar a una gata gestante?

© Monica Lepe

Sin duda este es un tema controversial, hay quienes lo hacemos y somos tachados de inhumanos y de estar en contra de la vida y la naturaleza y sobre todo de crueles.

Comencemos por definir crueldad: es un acto u omisión que provoca en otro sufrimiento y que es disfrutado. Nosotros no disfrutamos de llevar a esterilizar a una gata gestante, es algo que sabemos que tenemos que hacer justo para evitar la crueldad en los gatitos que nacerían, muchas veces los gatos nacen en la calle y están expuestos a peligros como coches, el frío, perros, otros gatos y, por supuesto, el humano.
Cruel no es esterilizar a la gata gestante porque la vamos a traumar “porque ya no fue mamá”. Las gatas no tienen el deseo ni la voluntad de ser madres, la gestación en ellas es producto de cuestiones hormonales, ellas no buscan al gato más guapo o más fuerte o con los mejores sentimientos para que sean padres de sus hijos. Por naturaleza, los machos pelean entre ellos para ganar a las hembras por lo que el más fuerte, o el que resistió mejor las heridas provocadas por los otros, es quien monta a la hembra. Entre los gatos el concepto de “familia” no existe, tan es así que entre hijos y padres pueden aparearse al llegar a la madurez sexual, para ellos no es un “pecado” ni está mal visto, entre ellos son solo eso, hembras o machos.
Son miles los gatos que están en los albergues esperando un hogar, y millones los que aún viven en la calle esperando ser rescatados, permitir que nazcan más gatitos es restarles oportunidades a los de los albergues de ser adoptados, invariablemente la gente preferirá a un pachoncito de 3 meses que a uno de 1 año que se ha convertido en adulto en el albergue esperando familia.
Finalmente si tienes espacio para la mami y los 4 ó 5 gatitos que van a nacer, yo te recomiendo que mejor rescates a la mami y la esterilices y le brindes ese espacio a 4 ó 5 gatitos que YA nacieron en la calle, que día a día viven bajo el peligro de ser maltratados.

Esterilizar a una gata gestante no es cruel, es un acto de conciencia y de humanidad, se supone que nosotros somos los seres pensantes, abramos los ojos a la realidad y pensemos entonces qué acciones son las que impactarán verdaderamente en la situación de los gatos de la calle, aquí no hay espacio para los sentimentalismos porque la situación de maltrato y sobrepoblación nos han rebasado hace mucho.

Mely Mar
Autorizado para publicarse en Adopta.mx