El celo en las gatas

El celo en las gatas es uno de los más intensos del reino animal.

El primer celo sucede normalmente entre los seis y los doce meses de edad, y su comportamiento se verá alterado notablemente.

Se trata de un ciclo hormonal muy particular, altamente irregular y dependiente de condicionantes externos (presencia de otros gatos, estación del año…).

Aunque cada animal tiene sus particularidades, generalmente la gata :

– Se muestra insistentemente cariñosa, frotándose y adoptando la postura típica de la monta (alzando la parte posterior del dorso y la cola) cuando la acariciamos.

-Come y duerme menos.

-Está más inquieta, se revuelca y retuerce y recorre constantemente la casa.

-Emite unos maullidos muy particulares, incluso cierto tipo de chillidos. Puede parecer incluso que está experimentando dolor, aunque no sea así.

Puede incluso tener varios celos seguidos, con poco intervalo de descanso, si no consigue su propósito: se fecundada por un macho.

Además de resultar molesto, si esta situación (celos continuos que nunca son satisfechos) se prolonga durante años, la gata puede acabar mostrando comportamientos agresivos o sufriendo alteraciones mamarias o quistes ováricos.

Muchos dueños optan por aplicar a sus mascotas un tratamiento hormonal inyectable, cuyo uso a largo plazo es completamente desaconsejable.

La mejor solución pasa por la esterilización. Una operación sencilla que eliminará los molestos celos, mejorará la calidad de vida y eliminará el riesgo a padecer ciertas enfermedades. Sin contar con que evitará que se produzcan, accidentalmente, camadas con un futuro de lo más negro.

://blogs.20minutos.es/animalesenadopcion/tag/esterilizacion/

ESTERILIZA A TU GATA POR FAVOR =)